sábado, 10 de octubre de 2015

Leonora Carrington, La Inasible


“El máximo es saber qué pasará después de la muerte. Es lo que más me gustaría conocer. Los sueños son lugares y la muerte, también. Cada ser humano se convierte en una personalidad diferente al dormir, y lo mismo sucede al morir. Son lugares en los que la tercera dimensión desaparece, de la misma forma que se evapora el consciente”. Leonora Carrington.  

Leonora Carrington nació rebelde y así murió, la artista y escritora inglesa radicada en la ciudad de México, no sólo dejó un legado que se traduce en esculturas, libros y cuadros, muchos de ellos colgados en importantes museos. También hereda un testimonio de la lucha emprendida contra sus terremotos mentales, los cuales no lograron opacar su espíritu creador que, a fin de cuentas, fue el arma con la cual exorcizó sus demonios, autora de “El mundo mágico de los mayas” (1964), “La trompeta acústica / The Hearing Trumpet” (1976), “La puerta de piedra” (1977) y “El séptimo caballo y otros cuentos” (1988), entre otros.

También frecuentó al cineasta surrealista Luis Buñuel y tuva amistad especial con Alejandro Jodorowsky. En el libro “El maestro y las magas” escrito por Jodorowsky hay un capítulo dedicado a ella. Aquí un fragmento de Leonora a Jodorowsky: “Antes de que te vayas quiero que sepas que tu aparición, absolutamente esencial para mi, sobrepasa los límites personales, los cuerpos celestes que brillan en las cavernas de los dioses animales o en lo que murmura entre mis cabellos la mantis religiosa. Sobrepasa aquello y quizá más aún, siempre bajo la amenaza del cuerpo humano. Hablo sumida en el tiempo.

“Este cordón umbilical existe sólo si nosotros permitimos su existencia. Tú puedes cortarlo siempre; pero en la medida en que lo quieras, él estará ahí. Para ti soy exactamente lo que tú deseas. Mas nunca creas que puedes perderme si hacia ti mi rol cambia. Eso podría suceder, porque puedo también ser tu abuela barbuda y sin dientes o tu espectro o un lugar indefinido. Si alguna vez me retiro, por razones humanas o no humanas, no debes jamás tener miedo de buscarme porque siempre sabrás encontrarme cuando así lo anheles”.

“Más tarde nos comunicaremos de una manera tan perfecta que los terrores y debilidades se transformarán radicalmente en puentes. Mientras tanto los senderos permanecen cálidos y abiertos. Si por azar cortas por un tiempo la comunicación ordinaria, yo estaré aquí siempre que lo quieras porque los elementos subterráneos no dependen de ninguna manera de nuestra voluntad”.
 __

Las Famosas Frases De Leonora:

De lo Visual: Si el arte necesita una explicación ¿Dónde está lo visual?

De la razón: La razón debe conocer la razón del corazón y todas las demás razones.

De la realidad: No hay que poner la palabra antes de la realidad, hay que poner primero la realidad.

Del mundo: El mundo que pinto no sé si lo invento, yo creo que más bien es ese mundo el que me inventó a mí.

De cumplidos: Una vez un perro le ladró a una máscara que hice, ha sido el comentario más honorable que he recibido.

De los sentidos: Dar explicaciones de la pintura es un poco gratuito; se intelectualiza algo que realmente no es del mundo del intelecto.

De magia: ¿Cómo define usted la magia? Primero dígame. Para mí todo es magia. El hecho de que usted puede hacer así –dijo, con su rostro dando vueltas–, o yo puedo hacer así –con la mano derecha de arriba a abajo, como si sostuviera uno de sus pinceles–. Todo es totalmente mágico. Mire la gata, ¿No le parece mágica?

Del género humano: Me gustaría deshacerme de las ilusiones. A mí lo que me fascina es tratar de acercarme a lo real, pero no sabemos nada. Y hoy vivo entre el aburrimiento y la vergüenza de pertenecer a un género animal como el ser humano. Por eso me gustaría ser un elefante, pero salvaje, no dejarme de nadie; aunque la tortura continúa, dentro de la poca libertad que logré.

De la opresión: Sólo porque las mujeres han estado oprimidas, y creo que muchas mujeres no desarrollan todo el potencial que tienen porque las consideran seres inferiores. Pero eso no significa que piense que las mujeres son mejores que los hombres, ni tampoco que los hombres son mejores que las mujeres. Lo que está claro es que la principal preocupación de los oprimidos es dejar de estarlo.

Fuente: Adaptado de Fundación José Cuervo

No hay comentarios:

Publicar un comentario